EL DISFRUTE GRUPAL O POR QUÉ CANTO EN UN CORO

Como muchos, estoy totalmente acostumbrada a tener tiempo de calidad para mí misma. Me encanta hacer cosas por mi cuenta, sola, disfruto mucho mi soledad voluntaria. Me parece que es una costumbre muy saludable eso de tener tiempo para uno mismo de forma regular, sobre todo cuando uno vive en pareja/familia donde todo lo demás suele hacerse de a dos/o más, que también está genial y es otro gran disfrute, para eso se vive en pareja/familia, finalmente. Pero hay un tercer plano del disfrute que va aún más allá de las relaciones amicales individuales, que son desde luego algo sumamente necesario, indispensable y nutritivo para todos.

Me refiero al disfrute grupal. Cuando vivía en Alemania me llamaba mucho la atención la cantidad enorme de “Vereine” (asociaciones) que forman un pilar fundamental, reconocido y muy apreciado en esa sociedad. Hay más de seiscientos mil Vereine para todo tipo de hobby y estas agrupaciones están, además, registradas y reconocidas ante el sistema estatal. Siempre me pregunté cuál sería la motivación de las personas que se comprometían con ese tipo de agrupaciones. Ahora lo sé por experiencia propia: ¡el disfrute grupal!

Desde comienzos de este año formo parte del coro polifónico de la ciudad donde vivo, un grupo de cincuenta personas, de lo más diverso que pueda haber. Cada martes y cada jueves, llueva, truene o salga el sol, ahí estamos, listos y dispuestos para nuestros ensayos y ¡no se diga para los conciertos! Nadie nos obliga, es una actividad completamente voluntaria, para la que encima hay que pagar una cuota mensual. ¿Qué nos motiva a ello?

El común denominador que nos incita a todos a dedicar lo más valioso que tenemos, nuestro tiempo, dejando de lado otras actividades de nuestra vida cotidiana para reunirnos a ensayar dos horas, dos veces por semana, todas las semanas, incluyendo el trajín de coches, el tráfico, el pago de cuotas mensuales y las discusiones típicas de cualquier grupo grande de personas que no se pueden poner de acuerdo fácilmente, es… una sensibilidad y un disfrute por la música que está por encima del promedio.

Cantando en grupo polifónicamente (a varias voces) hay momentos en que se siente tal emoción, tal placer, un disfrute tan grande, que es sobrecogedor. Y todo eso se potencia aún más porque lo vivimos en grupo.  En alguna ocasión he visto a compañeras verter un par de lágrimas al oír lo bonita que sonó alguna pieza que ensayábamos. Cuántas veces nos hemos pillado aplaudiendo o exclamando “¡qué boniiiito!” llenos de emoción al oírnos cantar particularmente bien.

Esa sensibilidad por la música la llevamos todos los miembros del coro a flor de piel, si no, no estaríamos allí. Hay momentos durante los ensayos que algo suena tan bien, que nos aplaudimos mutuamente, nos hacemos cumplidos, no tenemos vergüenza de decirnos en voz alta de una cuerda a la otra: “¡qué bien que lo habéis hecho!”. Obviamente también nos decimos mutuamente algo cuando oímos que vamos por ahí descuartizando canciones. Objetivos somos.

Otra cosa que le suma mucho al disfrute y para mí sería motivo de huida si fuese de otra manera, es que el líder, nuestro experimentado director, además de ser musicalmente un fenómeno a cuatro voces (podría dar conciertos él solito), es sumamente divertido. Si el director fuese alguien que solo busca profesionalismo sin entender que tiene por delante una masa humana de voluntarios que solo están ahí porque aman la música, yo no me hubiese quedado ni un mes. En cambio así, aunque nos caigan de cuando en vez jalones de orejas por demás merecidos y necesarios, el disfrute se multiplica porque aunque severo algunas veces, en otras nos hace reír con sus ocurrencias (también en medio de un concierto!) y él sabe perfectamente que la risa disipa tensiones y frustraciones. Y tensiones hay, por ejemplo, cuando falta poco para iniciar conciertos y alguna que otra pieza todavía suena floja.

Un aspecto del disfrute que descubrí en el primer concierto es el reconocimiento en forma de aplausos. Reconocimiento por todas las horas de trabajo invertidas, por el esfuerzo individual y grupal, y por el amor que le ponemos a nuestro cantar. Fue toda una experiencia ver al público aplaudirnos de pie y aplaudir y aplaudir y seguir aplaudiendo. Es sobrecogedor y más aún porque lo experimentamos en forma grupal, porque no es un aplauso para el director o para una persona en particular, es un reconocimiento para todos, para el grupo.

Ese común denominador del amor, del aprecio, de la admiración por la música es lo que nos permite disfrutar en grupo, juntos. No siempre se encuentra esa sensibilidad en la familia o círculo de amigos, es difícil de explicar y más aún de compartir. Por eso no me extraña que nos juntemos cincuenta desconocidos a cantar. Y lo mejor de eso es que de pronto ya no somos tan desconocidos. Se encuentran afinidades, se organizan salidas, quedadas, eventos, se comparten temas personales, se forma una red social que nos da sentido de pertenencia, magnificando aún más el disfrute grupal de cantar juntos porque nos hace parte de algo más grande. Vibramos juntos, sentimos juntos, disfrutamos juntos.

Es así porque cuando cantamos segregamos oxitocina y endorfina, hormonas positivas para nuestra salud, inclusive dopamina que es un neurotransmisor que produce sensación de bienestar. Cuando cantamos, nos centramos. Somos uno (o varios) unidos con la música y nada más. Es una especie de meditación que nos hace reconectar con nosotros y estar en el momento presente, nos relaja, nos da ecuanimidad. Además, cantar por amor al arte desestresa porque acelera la reducción de cortisol, hormona que ocasiona estrés.

Entiendo a la sociedad alemana y sus Vereine. Entiendo la importancia de sumar la experiencia del disfrute grupal a nuestras vidas y aunque las razones para unirse a un grupo pueden ser muy personales, lo son también universales.

Y tú, ¿participas en algún grupo de gente con sensibilidades afines a las tuyas? Si aún no, atrévete ¡sal, encuentra tu tribu y vive el disfrute grupal!

14 comentarios en “EL DISFRUTE GRUPAL O POR QUÉ CANTO EN UN CORO”

  1. Qué bonito escribes, que bonito piensas y que bonito te expresas. Gracias por compartir con todos nosotros estas experiencias, que todos nosotros sentimos, pero no sabemos explicarnos.
    Gracias.

      1. ¡ Que bien escribes, que bien comunicas, que fácil es leerte! Estoy de acuerdo contigo en todos los beneficios que nos aporta está experiencia. Bueno, en casi todo porque como yo acabo de empezar de momento me supone un esfuerzo pero espero que pronto me sienta como vosotros «segregando oxitocina, endorfina y dopamina».
        Gracias.

        1. Ana María Núñez de Arzt

          Oh, muchísimas gracias, Ángela, que palabras tan bonitas las tuyas. Te las agradezco mucho. Ya verás que sí. Una vez que te hayas orientado y ubicado y todo esté más claro, será un gran disfrute 🙂

        2. Que maravilla Ana Maria encontrarte, te felicito excelente tu exposicion, a mi toda la vida me ha encantado bailar y ahora que estoy en Portugal se me ha dado por cantar en karaoke y se siente tan bien! Y claro entre otras cosas al hacerlo tambien estamos trabajando el chakra de la garganta que en mi caso desde niña siempre me mandaban a callar la boca; y cantando se libera mucho ese chakra, gracias por tu aporte, por incentivar y motivar. Valiosa tu informacion muchos exitos!!..

          1. Ana María Núñez de Arzt

            Hola MAria, muchas gracias por tus amables palabras! Así mismo es, bailar y cantar no solo son sensacionales prácticas para un cerebro con buena plasticidad sino que también ayudan a liberar y desbloquear cualquier cosa que tengamos atorada por ahi. Muchas gracias por hacerme sentir que mis aportes sirven para motivar, justo de eso se trata, de motivar para crear Coherencia Interior. Un beso!!

  2. Ana Maria no se puede describir mejor lo que sentimos los que nos unimos siempre de manera altruista por el amor a la música. Has descrito perfectamente la emoción que sentimos junto a nuestros compañeros por el trabajo bien hecho. Enhorabuena compañera.

    1. Ana María Núñez de Arzt

      Muchas gracias Pepe!! No es super bonito lo que sentimos todos juntos cantando? Me encanta, qué suerte ser parte de este coro!!! Beso!!

  3. Me encantó , excelente Ana María 👏👏👏te felicito guapa lo describes desde el corazón, desde la sensibilidad el amor y la empatía. Muchas gracias por compartirlo con todos 😊 somos un bonito grupo.

    1. Un placer leerte siempre, Ana María.

      Muy cierto todo ese sentimiento y emociones compartidas que expresas y que, en realidad, creo que no nos supone ningún esfuerzo extra realizarlas por no tratarse de una obligación, sino, por el contrario, de una necesidad interna que nace y se desarrolla en el Alma y se manifiesta, finalmente, y en algún momento de nuestra existencia, a través del Espíritu… porque esa cualidad solemos traerla de serie sin saberlo cuando nacemos y hay que ser capaces de detectarla y fomentarla. Es algo así como un don o un regalo que nos ofrece la vida para nuestro desarrollo interno como seres humanos, primero de forma individual y después posiblemente, y si lo deseamos, colectiva y mágica a través de la vibración y energía sanadora que emana del conjunto de otras tantas voces y cuerdas entrelazadas formando una unidad. La unión hace la fuerza y nuestra Coral es un excelente ejemplo de ello gracias al empeño de todos sus componentes y, sobre todo, gracias al enorme trabajo de Óscar, nuestro excelente director, ya que sin el hay que reconocer que no sería lo mismo.
      Gracias de todo corazón desde aquí a la Coral! . Me siento muy feliz de poder compartir mi espacio/tiempo/energía con todos vosotros!!
      !
      ❤️

  4. Carmen Vallecillo Ariza

    Querida Ana María. No se puede explicar mejor. Es un disfrute por partida doble. Primero disfrutar de la música desde dentro y una gran satisfacción para personas aficionadas a ella. Segundo encontrar un grupo de gente tan variada y en el que te sientas apreciado y querido. Larga vida a este disfrute!!!!. Un beso 😘

    1. Ana María Núñez de Arzt

      Gracias, jefa querida!! Jefa de las contraltos! Sí, de acuerdo, larga vida a ese disfrute!! Un besito y mejora pronto que te extranhamos mucho!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!